A veces entiendo todo lo que dices maldita. Eso es lo que fuistes, una mujer rozada por la mala suerte, las desgracias, pero que seguramente conoció pasiones y sentimientos que poca gente ha sabido encontrar. Has tenido la suerte de cruzarte con el mal y el bien al mismo tiempo. Has experimentado lo inexperimentable. Has saboreado la música y has conseguido seguirla. Has conquistado a tantos hombres y mujeres que sientes no poder darles todo lo que se merecen.

Eres una cantante maldita y adoro tus canciones.

Dicen que cuando escuchas «Gloomy Sunday» un oscuro y temido sentimiento te recorre de arriba abajo. Y no me refiero al odio. Es la canción húngara del sucidio.

Os recomiendo La Caja Kovak